Gobierno pide a municipios buscar fuentes alternativas de abastecimiento de agua

0
431

La ministra de Ambiente, Susana Muhamad, entregó a las autoridades ambientales, gobernadores y alcaldes 30 recomendaciones concretas para prevenir los daños y pérdidas que podrían causar las fuertes lluvias en diversas zonas del país. Esta medida busca preparar a 835 municipios para enfrentar las consecuencias de La Niña, fenómeno climático que trae consigo lluvias intensas y crecientes que pueden afectar los sistemas de alcantarillado y el suministro de agua en diversas ciudades.

Así, la circular enviada por la ministra insta a los municipios a buscar fuentes alternativas de abastecimiento de agua y preparar sus sistemas de gestión de riesgos. Cada territorio recibirá una circular específica que permitirá a las autoridades gubernamentales proporcionar a los consejos de gestión de riesgos la zonificación de los planes de ordenamiento de cuencas. Esta zonificación ayudará a identificar puntos de posible remoción de masas e inundaciones, permitiendo una planificación más efectiva ante las emergencias climáticas.

Adicionalmente, cada departamento contará con un pronóstico climático personalizado para identificar las situaciones de riesgo específicas en cada territorio. “Es momento de prepararnos con los recursos disponibles con el objetivo de reducir víctimas, pérdidas y daños. Invitamos a una acción de emergencia proactiva, ya que disponemos de poco tiempo”, enfatizó la ministra Muhamad.

En días anteriores, se había advertido a la comunidad sobre los riesgos que podrían surgir a partir del segundo semestre de 2024. El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) destacó que un fenómeno y una transición tan rápida como la que está experimentando el país no es usual, y algo similar no se había visto desde 2011. Estas condiciones exigen una respuesta rápida y coordinada por parte de todas las entidades involucradas.

Asimismo, entre las medidas solicitadas por la ministra se incluye adelantar acciones para proteger el ecosistema, formular planes de acción para reducir las condiciones de riesgo en cada territorio, y recomendar a los Consejos Municipales y Departamentales de Gestión del Riesgo de Desastres monitorear el estado de las vías. Estas acciones pretenden mitigar los impactos de las lluvias y proteger tanto a la población como a los recursos naturales.

El Gobierno subrayó la importancia de la cooperación entre las diferentes entidades y la comunidad para enfrentar estos desafíos climáticos. La preparación y la respuesta efectiva son claves para minimizar las consecuencias de estos fenómenos naturales como la búsqueda de fuentes alternativas de abastecimiento de agua.

NotiPress/Francisco Vicario